"Nos conformamos con no parir en un coche en mitad de la autovía"

Patricia Y. F.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Verín | 7 de xaneiro. «Soy una embarazada de Verín, y quiero poner en conocimiento de quien está decidiendo, permitiendo o aceptando el cierre del paritorio de Verín la situación emocional y psicológica a la que nos están exponiendo tanto a mí como a otras embarazadas.

Sé que para ustedes “no es lo mismo un parto que un infarto” pero para nosotras dar a luz no es sólo traer un bebé al mundo, es un momento único que quizá no se repita nunca más y para el que nos preparamos durante 9 meses. A día de hoy se sabe tanto sobre este momento que somos capaces de aceptar que podemos parir y disfrutarlo a la vez, que los sanitarios están ahí para acompañarnos y apoyarnos y que no son necesarias todas las intervenciones que se hacían hasta ahora por norma pues la evidencia nos dice que la calma junto con el cuerpo actúan de la manera más mágica para que todo fluya. Y que tras nacer, son muchas las organizaciones (Unicef, OMS, Aeped…) y muchos los estudios científicos que demuestran que la transición del útero al exterior es importante en su forma y en su tiempo.

Por eso ahora habrán oído hablar de “piel con piel”, de la importancia de la lactancia materna, de la no separación durante las primeras horas, de lo necesario que es tener al bebé en brazos para que se genere oxitocina y que la mamá lo huela, lo acepte y lo quiera, para que además el útero se contraiga mejor y no sangre tanto, para que el bebé se colonice de las bacterias “buenas” de la madre, las cuales lo van a proteger de enfermedades infecciosas y van a fortalecer su sistema inmunológico. Además, está demostrado que con el “piel con piel”, mejor que con cualquier incubadora, el bebé se termorregula, haciendo que pierda menos peso y glucosa, se consigue (para quien quiera dar pecho) que tome el calostro, la leche con más anticuerpos que tomará nunca y un montón de beneficios más que el bebé espera recibir porque la naturaleza así nos prepara, aunque desconozcamos muchos de ellos.

Estamos sufriendo violencia obstétrica incluso antes de haber parido, nos agobia el no llegar a tiempo a Ourense para dar a luz o que si nos ocurre en Verín nos separen del bebé a los pocos minutos de nacer.

Quizá todo esto les parezcan paparruchas, coas de “madres modernas”, pero es evidencia científica, y déjenme decirles que no desde hace mucho existe también algo que nos parece maravilloso, se llama “plan de parto” y nos da derecho a decidir, dentro de las posibilidades de un parto normal, cómo vamos a querer; luz tenue, música relajante, acompañante, movilidad, anestesia… cosas que hasta ahora no se respetaban y se están consiguiendo partos naturales, disfrutados… y desde luego esto está haciendo que el bebé nazca con menos problemas, nosotras tengamos una pronta recuperación y por tanto sea un menor gasto para la Seguridad Social.

Desde el 1 de diciembre ustedes han decidido cerrar el paritorio y estamos sufriendo violencia obstétrica incluso antes de haber parido, nos agobia el no llegar a tiempo a Ourense para dar a luz o que si nos ocurre en Verín nos separen del bebé a los pocos minutos de nacer, violando así todos los derechos de ese menor y todos nuestros derechos tras la preparación mental para un momento tan importante, ni que decir que ya no tiene sentido un plan de parto para nosotras, nos conformamos con no parir en un coche en mitad de la autovía.

Nos están generando estrés, pero lo que es peor, están poniendo en riesgo la salud de nuestros hijos, que recién llegados a este mundo deben sentirse solos, fríos y sin alimento en una ambulancia, pues ni siquiera se nos está permitiendo viajar a las madres junto con el bebé.

Ruego por favor valoren nuestra salud y la de nuestros hijos, créanme que la “pericia” de los sanitarios de Verín no se ha perdido, tal y como han argumentado para cerrar el paritorio, todo lo contrario, tienen tiempo para dedicarnos y poder hacerlo de la manera menos invasiva posible. Lo que cualquier sanitario con vocación desearía tener, escapar de los famosos 3 minutos por paciente… De “perder pericia” deberían entonces tenerlo en cuenta en casos de vacaciones, bajas largas o excedencias, sin embargo ahí no lo valoran. ¿Por qué aquí, con un parto cada 5 días, si es un problema?

Por favor, apoyen la natalidad, que ya bastante difícil es hoy en día tener hijos como para además sentir que no van a tener protección. No nos castiguen por vivir donde vivimos, porque pagamos los mismos impuestos que el resto de ciudadanos. Mantengan los mismos servicios que llevamos teniendo 25 anos, no pedimos más.

Atentamente, una embarazada de Verín.

A devastación do servizo sanitario alcanza Corrubedo

A veciñanza empeza a se defender diante da ameaza de quedar sen médico, despois de que o Sergas teña reducido as horas de atención, primeiro coa escusa do coronavirus e, máis tarde, de que non topa substitutos.

Deixe um comentário